miércoles, 8 de diciembre de 2010

La (dichosa) comida de navidad con los compañeros del trabajo.

Hace poco volvi a ver una película de la que guardo muy buen recuerdo. Se titula “Fuga de Sobibor” y relata la única rebelión que tuvo éxito en un campo de exterminio nazi. Entre las muchas curiosidades que relata está el hecho de que en el último momento, con las puertas abiertas, hubo un grupo de judíos que se negaron a huir. Entre elegir la libertad y la incertidumbre de la vida optaron por la esclavitud y la certidumbre de la muerte.

Comento esto porque todos los años suele suceder lo mismo cada vez que toca organizar la comida de navidad con los compañeros del trabajo. Tenemos la posibilidad de emplear nuestra libertad organizando nosotros mismos la comida, esto es, acudir a un restaurante y pedir a la carta lo que queramos compartiendo los gastos o renunciar a nuestra libertad y dejar que todo lo organize el maitre, esto es, contratar un menú. Inexorablemente, todos los años ocurre lo mismo: se contrata el menú y se sale del restaurante con la sensación de haber sido vilmente estafados.

No obstante hay peores elecciones porque, a fin de cuentas, la contratación de un menú supone una forma de acuerdo en la que, al menos, tienes una vaga idea de lo que te van a dar y conoces exactamente cual es el precio final. Y es cuando no sabes lo que te van dar ni sabes lo que te va acostar: esta es la opción de dejarlo todo en manos del maitre, colocando los platos “al centro” (o sea, la cantidad de comida que es para uno se comparte entre cuatro cobrandose al cuadruple de valor) y sin tener la oportunidad de saber cual es el precio de lo que te están aplicando, salvo al final claro, momento en el que te llevas la desagradable sorpresa.

Aunque el ejemplo de la comida de navidad pueda parecer exagerado es aplicable a la diferenciación entre socialismo y liberalismo. Socialismo: renuncias a tu libertad como individuo y dejas que el estado( la colectividad) te organize la vida. Liberalismo: el individuo es el único que decide como organizar su vida, asumiendo las consecuencias de sus acciones.

Asi que ya saben, cuidado con la organización de la comida de navidad. No permitan que nadie les organize la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario